Kala

O Kalita, Kalu, tucutú, puchi, bebé, peque, bicha, etcétera.

De camada indeseada, a perra amada

Conocí a Kala cuando era apenas un cachorro de un mes. Fue fruto de una camada indeseada y me ofrecí a buscarle adopción. La gente interesada no nos convencía: la querían para el campo, me hacían preguntas absurdas o directamente no aparecían cuando quedábamos para conocerles.

Al final me la quedé y como fui yo la que la metió en casa me hice cargo de ella. Ambas formamos un vínculo increíble con la otra. Era mi sombra, dormía conmigo, le enseñaba trucos y pasábamos mucho tiempo juntas.

Sin embargo, por haberla traído a casa con solo un mes, no tuvo una buena impronta y al vivir en un pueblo vacacional tampoco tuvo contacto con otros perros y personas. 

No sabía tanto de perros como hoy en día y cometí muchos errores, siempre intentando hacer lo mejor para ella, pero desde la ignorancia. Me dejé guiar por programas como «El encantador de perros» que enseñan un adiestramiento antiguo y totalmente obsoleto basado en la dominancia.

Todo esto hizo que Kala sea una perra insegura con personas y perros que no conoce. Eso sí, en cuanto gana confianza es la perra más amorosa y agradecida del mundo.

Yo no me doy por vencida con ella y entrenamos a diario. Cada vez tiene más seguridad en sí misma.

Le encanta jugar con sus mordedores de cuerda, con las manos, perseguir pájaros, dormir junto al calor de alguien que quiere (si es bajo las mantas, mejor) y la comida. Le vuelve absolutamente loca la comida.

 

Últimos post

Aquí puedes encontrar un poquito de todo para empezar a entender mejor a tu compañero.

Post 53.¿Es bueno que haya normas con tu perro?

Subir al sofá, a la cama, ponerse loco con las visitas… en la convivencia con un perro (igual que en cualquier tipo de convivencia) son necesarias las normas, pero, ¿vale cualquiera? En este post te explico el por qué de la importancia de las normas y en qué errores no debemos caer a la hora de enseñarle alguna a nuestro perro.

Post 51. Carnet para tener perro

Tener perro no es fácil, y no todo el mundo debería tener uno. Si no estás dispuesto a formarte al respecto de manera básica, piénsalo mejor. La tasa de abandono española sigue igual año tras año.