5 signos de estrés en perros

Te enseño cómo saber identificar las principales señales de estrés y te hago reflexionar sobre ciertas acciones de nuestra rutina que pueden actuar como estresores, con un cuestionario evaluador incluido.
Diseño sin título (31)

Tú mismo puedes ser capaz de identificar si tu perro está bajo estrés agudo o crónico prestando atención a las señales de este artículo. El estrés es algo presente en el día a día de todo ser vivo y es adaptativo ya que permite al organismo «ponerse en marcha» ante peligros o amenazas.

No obstante, si todos los días se tienen distintos episodios de estrés agudo, este pasa a ser crónico y es cuando tiene efectos nocivos tanto físicos como emocionales.

Tu perro es único

Nunca hay que dejar de lado la individualidad de cada perro, igual que cada persona es distinta a la que tiene al lado.

No todos los perros reaccionan igual al estrés, por tanto, las respuestas que dé cada perro ante algo estresante pueden variar.

Es muy importante tener en cuenta el contexto en el cual se dan las señales de estrés, igual que cuando analizamos la comunicación canina.

Lo más exacto para determinar si un perro está experimentando estrés es medir sus niveles de cortisol así como otros parámetros, pero esto no es algo tan factible a nivel individual en nuestras casas.

No obstante, podemos prestar atención a las siguientes señales, que son las más comunes:

1. Señales de apaciguamiento y/o conductas de desplazamiento.

Los perros utilizan distintos gestos faciales o corporales para comunicarse con otros perros, calmarse a sí mismos o al perro que esté al lado.

Las señales de apaciguamiento sirven para disminuir el estrés, la tensión y la excitación. También son útiles para evitar conflictos o agresiones.

Las más comunes son lamerse la nariz, ponerse rígido, caminar lento, desviar la mirada… es importante estudiar el contexto e identificar los estresores para saber distinguir si son señales de estrés, ya que no siempre significan ni se ven motivadas por lo mismo.

Puedes leer más sobre ellas en mi artículo sobre lenguaje canino: señales de calma/apaciguamiento.

Por otro lado, las conductas de desplazamiento son aquellas que, aunque normales, se realizan fuera de contexto. Pueden exhibirse cuando el perro está experimentando un conflicto emocional o intenta alejar el estrés, confusión, ansiedad o frustración.

Es común ver en perros con miedo o inseguridad ante ciertos estímulos o incluso un entorno, cómo olfatean todo el tiempo sin despegar la nariz del suelo, con orejas hacia atrás, cuerpo rígido, cola baja y levantando -o no- de vez en cuando la mirada hacia aquello que les genera esa respuesta.

Algunas de estas conductas son: bostezar en exceso, sacudir el cuerpo, parpadear en exceso, rascarse, chocar dientes, olfatear…

2. Autolamido o mordisqueo excesivo.

Una de las señales que más noto en Kala.

Se ha visto que los perros parecen acicalarse más cuando están estresados, como una especie de conducta de desplazamiento.

En casos graves, pueden llegar a hacerse daño por tanto lamido en las mismas zonas al provocar irritación.

Otros perros se muerden con los incisivos sus patas o genitales.

Aunque estas conductas puedan producirse por estrés, siempre deberemos descartar a su vez causas orgánicas llevando a nuestro perro al veterinario, ya que hay perros que se muerden o lamen por molestias como tener algo clavado, alergia, etcétera.

3. Falta o exceso de apetito.

Se ha visto en diversos estudios, tanto en humanos como en perros, que niveles altos de estrés pueden o bien provocar pérdida de apetito o exceso de él.

En el caso de humanos (mi caso), sobre todo con alimentos dulces. Sin embargo, ante estrés muy alto o ansiedad, se me quita el hambre.

Kala, por ejemplo, cuando está estresada busca y come comida de la calle a pesar de haber trabajado la discriminación de comida en la calle para que no la coma.

4. Evitación.

Si tu perro pasa de ser activo y juguetón a no serlo y/o parece evitar tu contacto sin razón aparente, podría tener niveles altos de estrés.

Ojo, también dolor, por lo que si notas cambios sustanciales en su comportamiento habitual siempre deberías chequear con tu veterinario de confianza.

5. Problemas digestivos.

El sistema digestivo de los mamíferos se ve afectado ante el estrés, pudiendo dar lugar a vómitos, diarreas o heces de dudosa consistencia.

¿No te pasó nunca que antes de algún evento importante (examen, entrevista, viaje largo en coche…) necesitaste ir al baño?

Cuando los niveles de estrés en el organismo son altos, el sistema inmunológico cae y no es tan importante centrarse en el correcto funcionamiento del aparato digestivo, lo cual termina dando lugar a estas consecuencias.

Cuando me llega un caso con diarrea crónica o heces siempre blandas y los tutores lo consideran «lo normal» lo primero que evalúo es el estrés y la dieta del perro, además de pedir que se descarten otras causas orgánicas como intolerancias alimenticias o parásitos.

Otras señales de estrés

Hiperactividad (típicos los «zoomies» o FRAP’s), temblores, jadeos y respiración rápida, buscar manos o ropa para morder, caída excesiva del pelo y zona plantar sudorosa (típico de ver en consultas veterinarias).

Terapias de reducción de estrés

Debemos saber que el mundo en el que vivimos, sobre todo los perros de entornos urbanos o semi-urbanos, es muy hostil para los perros y en gran medida sobre-estimulante.

Una tolerancia baja al estrés o incluso buena pero con un nivel alto de estresores en el día a día, hace que un perro pueda tener estrés crónico, el cual es nocivo para la salud y comportamiento (como ya vimos en publicaciones anteriores).

Un perro estresado es mucho más propenso a reaccionar ante otros perros/personas/bicis/etc. Se le hace más cuesta arriba mantener la calma. Le cuesta mucho más gestionar el día a día.

Exactamente igual que nos pasa a nosotros.

A continuación te dejo un cuestionario evaluador de estrés para tu perro, pero no te quedes solo con él, obsérvale y presta atención a todo lo mencionado en el la publicación, su comunicación y día a día.

Si quieres aprender más de comunicación canina recuerda que puedes acceder a mi curso online o a mi libro «Tengo mucho que decirte».

¿Te gustó? Puedes compartirlo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin
Share on pocket

Deja un comentario

¿Ya leíste mi eBook?

No te pierdas de nada

Suscríbete a mi newsletter y recibe en tu correo información de tu interés. Prometo no acribillarte, a mí tampoco me gusta el SPAM 😉 

Posts Relacionados

5 signos de estrés en perros

Te enseño cómo saber identificar las principales señales de estrés y te hago reflexionar sobre ciertas acciones de nuestra rutina que pueden actuar como estresores, con un cuestionario evaluador incluido.

El estrés y su efecto acumulativo

Si tu perro come todo lo que se encuentra por la calle o reacciona a determinados estímulos sin seguir un patrón claro, la causa podría ser el estrés y su efecto acumulativo.

Análisis: Arnés anti-tirones

Pros y contras de utilizar un arnés anti-tirones para conseguir que un perro no tire de la correa en el paseo. ¡Entra para conocerlos!

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00

que bueno

verte volver

Inicia sesión para acceder

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu expriencia de navegación

descarga el

ebook