Lo que pocos te van a contar

Aquí va un post especial, que es más bien una autoreflexión, sobre aquello que muchos temen pensar en voz alta pero que sus corazones necesitan.
Lo-que-pocos-te-van-a-contar

No sé ni cómo empezar este post, que más que un post es una reflexión. Allá voy.

Muchas veces los profesionales de la educación canina hablamos de cómo aumentar el bienestar de nuestro perro, de enriquecimiento ambiental, juegos de olfato, tiempo de calidad, vínculo, ejercicio, paseos para él, actividades… Y nos pasa, a mí incluida, que prestamos tanta atención a todas esas cosas, que queremos hacer tan feliz a nuestro perro y que viva una vida plena, que nos olvidamos de nosotros. Los que estamos al otro lado de la correa, los reflejados en los ojos de ese ser que mueve la cola nada más vernos.

Como muchos sabréis, además de entender sobre comportamiento canino, soy psicóloga. Tranquilos que no os voy a leer las mentes, y menos por aquí. Esta parte de psicóloga que llevo conmigo, se revuelve en ocasiones cuando paso día tras día, hora tras hora, dedicadas a Kala. No quiero que se malinterprete este texto, así que si vienes con ganas de pelea quizá es conveniente que no lo leas, porque puede que lo que descubras no lo entiendas o puede que sí, en cuyo caso te invito a quedarte. Pero de verdad, esto es más bien un pensamiento con unas poquitas emociones que me saco del pecho y que quiero compartir con vosotros porque lo veo necesario y porque quizá pueda servirle a alguien.

Se nos olvida que nosotros también necesitamos salir, tener relaciones sociales, hacer ejercicio y disfrutar de actividades que no sean en compañía de nuestro perro. Quizá esto sea más fácil de entender por las personas que se dedican a este mundo o que trabajan desde casa, y por tanto pasan muchísimas horas con sus perros. Yo soy una de ellas ahora mismo. Llevo muchísimos meses trabajando pocas horas fuera de casa o dedicándome a este proyecto, he pasado semanas sola nada más que con la compañía de Kala.

Pero quizá también sea útil para las personas que trabajan fuera de casa pero que en cuanto vuelven del trabajo todo lo quieren hacer con su perro. Y de verdad, no hay nada de malo en ello. Insisto en esto porque repito que no quiero que este texto se malinterprete. No digo que haya que dejar de prestarle atención a nuestros perros, ni dejar de hacerles juegos de olfato, obediencia, enriquecimiento y un largo etcétera.

Solamente quiero hacer un inciso y que te mires al espejo. ¿Tú qué necesitas? ¿Dejas siempre, siempre de lado salir con tus amigos porque tu perro no puede ir? ¿Has sentido aunque sea por una milésima de segundo que te gustaría ir?

Tener perro requiere que dejemos de lado muchísimas cosas, es verdad. He dejado de lado muchísimas cosas por Kala y no me arrepiento lo más mínimo. No obstante, no tenemos que dejar absolutamente todo de lado, aunque nuestro perro no pueda acompañarnos siempre.

Sin dejar de hacer todas las cosas que he mencionado antes con nuestro perro, podemos, debemos, dedicar de vez en cuando un día o dos a tenerlo para nosotros. A salir a tomar unas cervezas a una terraza sin estar pendiente de si mi perro me pide comida, a ir al pueblo a 40 km del mío que quiero visitar desde hace tiempo con mi pareja pero que con mi perro se complicaría un poco, a salir a dar un paseo, solos, que sea nuestro.

Conforme escribo yo misma veo que todo lo que digo se puede malinterpretar, mecachis. Así que aclaro:

  • Me encanta dar paseos con Kala, sentarme con ella en la cima de una pradera y mirar a la nada.
  • Me gusta llevármela a sitios conmigo.
  • Me gusta pasar tiempo con ella.
  • Me gusta prepararle juegos mentales o no y entrenar con ella.

Pero también:

  • Me gusta poder entrar en restaurantes, bares o cafeterías sin el miedo de que no la dejen entrar.
  • Me gusta pasar tiempo con mis amigos, sin preocuparme de si Kala se lo está pasando bien o si es demasiado para ella y deberíamos irnos.
  • Me gusta visitar lugares nuevos sin ella, porque cuando voy con ella voy a su ritmo, pero cuando no, voy al mío.
  • Me gusta disfrutar de ciudad y no solo de naturaleza, y no puedo hacerlo con tranquilidad si voy con ella.

 

Supongo que lo que quiero decir es: es muy bueno, muy positivo y trae muchísimos beneficios pasar tiempo con nuestros perros y realizar actividades con ellos, tanto para nuestro perro como para nosotros. También es muy bueno, muy positivo y trae muchísimos beneficios pasar tiempo con otras personas y realizar actividades con ellos que no involucren a nuestro perro.

Ni blanco ni negro, gris. Y habrá alguien que me diga que pasa 24/7 con su perro y ambos son felices, y si sus amigos no quieren que vaya el perro se fastidian. Y habrá quien se sienta identificado con este texto. Y ambas cosas están bien.

Solo escribo esto por si alguien está o ha estado en mi lugar, que sepa que no pasa nada y que no se tiene que sentir culpable ni abrumado por no querer hacerlo todo con su perro. No le quiere menos por ello.

Y otra cosa, si bien los perros son animales sociales y estar solos no es algo natural para ellos, viven con humanos. También es sano para ellos quedarse solos de vez en cuando y tener un tiempo «out» lejos de nuestro desenfreno. Sano en cuanto a descanso mental y físico y también sano en cuanto a saber que no pasa nada por quedarse solos. No sabes si el día de mañana ya no podrás estar con él.

¿Qué pasará con el perro que desde cachorro nunca se ha quedado solo o lo ha hecho muy poco rato?

Piénsalo y si tienes ganas de decir algo constructivo de forma respetuosa, cuéntame en los comentarios ♥

 

 

 

¿Te gustó? Puedes compartirlo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin
Share on pocket

6 comentarios en «Lo que pocos te van a contar»

  1. Después de haber leído tu post me siento mejor. Es muy cierto lo que decís. Tengo 2 perros ,un cocker de 15 años y un labrador de 6. Felipe ,el labra, es adoptado y no fue sociabilizado. Salir a la calle con el era un caos.. Estoy trabajando en eso y vamos muy bien (su «problemita » son los perros). Hace meses que nos debíamos con mi esposo una escapada a la costa de fin de semana SIN FELIPE. Costó pero nos fuimos .Lo pasamos súper bien y extrañé muy poco a los perros
    . Y al volver ,luego de 4 días salió como loco a saludarme a mi sin haberme bajado aún de la camioneta , casi ignorando a mi esposo con quien tiene un vínculo muy fuerte. Es decir que creo que mi ausencia sirvió para fortalecer el vínculo aún más y usar esto en el trabajo que estamos haciendo para tener paseos tranquilos. Gracias. Te voy a seguir leyendo.

    Responder
    • Tener un tiempo para nosotros mismos es fundamental, lo mismo ocurre en las relaciones de pareja. Me alegro mucho de que te haya servido el post. Espero tenerte por aquí mucho tiempo. Un abrazo grande 🙂

      Responder
  2. Mi perra disfruta sus ratos de soledad. Los fines de semana que estamos en casa todos en total 4 personas ella se va al fondo de casa y se tira al sol panza arriba.

    Responder
  3. Leer este post me hace sentir mejor, me cuesta mucho dejar a Homero solo, mas ahora en cuarentena, en vida normal paso cerca de 8 horas o mas fuera de casa en el trabajo , y muchas veces si surge hacer algo al salir de trabajar me cuesta mucho acceder sabiendo que Homero esta solo en casa, quizas me alivia un poco si se que estuvo mi novio con el hasta hace poco tiempo, pero aun asi me da culpa. Se me dificulta ir a muchos lados con el porque es muy ansioso y en medio de la ciudad trato de que cuando salimos ir a los lugares con menos movimiento posible, pero a veces me gustaria llevarlo conmigo cuando voy a comprar y tal, aunque trato de dejarle aun juguete interactivo cuando me voy y el se queda bastante tranquilo.
    Pero es real que muchas veces hay que liberar esa culpa porque creo que tampoco es sano para ellos tenernos encima todo el tiempo.

    Encontré tu pagina hoy buscando cursos de lenguaje canino, y la verdad todo el contenido es super. Gracias por brindar un espacio con tanta informacion y datos interesantes!

    Responder

Deja un comentario

¿Ya leíste mi eBook?

No te pierdas de nada

Suscríbete a mi newsletter y recibe en tu correo información de tu interés. Prometo no acribillarte, a mí tampoco me gusta el SPAM 😉 

Posts Relacionados

5 signos de estrés en perros

Te enseño cómo saber identificar las principales señales de estrés y te hago reflexionar sobre ciertas acciones de nuestra rutina que pueden actuar como estresores, con un cuestionario evaluador incluido.

El estrés y su efecto acumulativo

Si tu perro come todo lo que se encuentra por la calle o reacciona a determinados estímulos sin seguir un patrón claro, la causa podría ser el estrés y su efecto acumulativo.

Análisis: Arnés anti-tirones

Pros y contras de utilizar un arnés anti-tirones para conseguir que un perro no tire de la correa en el paseo. ¡Entra para conocerlos!

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00

que bueno

verte volver

Inicia sesión para acceder

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu expriencia de navegación

descarga el

ebook