¿Es malo decirle que “no” a nuestros perros?

¿Cuántas veces le dices que “no” a tu perro a lo largo del día? ¿Y te hace caso? No es malo decirle que ‘no’ a nuestro perro pero primero hay que enseñarle lo que significa esta palabra. En este post te explico cómo.
No-informativo

La respuesta es no, no es malo decirle que no a nuestro perro.

Pero esto tiene un pero.

El perro tiene que entender lo que significa la palabra “no”. De nada sirve decirle que no para que deje de hacer algo o para anticiparnos a que lo haga si el perro no entiende lo que estamos queriendo decirle. Hay que enseñarle, y es bastante sencillo realmente, te lo diré si sigues leyendo.

Pero primero, ¿por qué no es malo decirle que no?

Piénsalo así: ¿Es mejor dejar que el perro aprenda que no queremos que haga algo por ensayo y error, o diciéndole de forma tranquila que no queremos que lo haga? ¿Cómo pensáis que tendrá las cosas más claras, por tanto tendrá menos incertidumbre y por ende menos estrés?

La creencia de que nuestro perro va a adivinar por arte de magia lo que nos gusta y lo que no ha hecho bastante daño, al perro y a la relación que tiene con su tutor. Un perro que tiene que adivinar lo que su tutor quiere tendrá más estrés acumulado.

Por este motivo tampoco me gusta el uso del clicker para entrenar conductas. El clicker se basa en eso, en que el perro muestre un repertorio de conductas y cuando muestre la que nosotros queremos marcamos. Eso al final lo que hace es que el perro realmente no tenga claro la conducta que queremos hasta que por ensayo y error se da cuenta tras varias repeticiones que da la casualidad de que siempre clickamos cuando levanta la pata. Parece inofensivo, pero dentro de su cabeza nos estamos cargando un poco sus procesos de aprendizaje.

Por otro lado, el intentar adivinar a diestro y siniestro qué es lo que queremos tampoco juega a su favor para aprender e incorporar esa conducta como conducta realmente aprendida y conocida.

Con el no pasa algo parecido.

Sin decirle lo que no queremos que haga, ¿cómo podemos pretender que lo sepa y encima molestarnos si luego lo hace? O, ¿cómo podemos decirle que no haga algo y frustrarnos porque lo hace igualmente ya que no nos entiende?

Para los que sigan pensando que está feo eso de decirle que “no” a nuestro perro, ¿le has dicho alguna vez que “no” a alguien? ¿Algún amigo, familiar, conocido, desconocido…? Seguro que sí, y me juego lo que quieras a que encima lo has hecho más veces con la gente cercana a tu círculo social.

¿Por qué con tu perro sería distinto? ¿No forma él parte de tu círculo social? ¿De tu familia?

Para tener una buena convivencia con nuestro perro hay que tener unas normas, puestas tanto por nosotros como por él. Él me respeta, yo le respeto. Dentro de un círculo social siempre hay normas. Entre perros. Entre personas. Entre personas y perros.

Una de las cosas que hacen que una convivencia humano-canina sea positiva es que haya buena comunicación por ambas partes. Que consigamos entendernos mutuamente. El “no” no es más que una palabra del código de comunicación que podemos tener con nuestro perro para que nos entienda mejor. Decirle que no haga algo se hace sin gritos, sin enfado y con calma. Es un no informativo.

Lo que hacemos es informarle que no queremos que haga lo que está pensando hacer o lo que está haciendo, quitarle de la cabeza ese objetivo mental. Que piense: “Oye, Camila me está diciendo que deje de hacer eso, sus motivos tendrá, voy a dejarlo”. Y lo deja, sin más. Porque se lo pedimos y, como parte de su familia que somos y animal social que es, quiere estar bien con nosotros.

Que nuestro perro entienda el significado de esta palabra es muy sencillo y se consigue con un ejercicio muy simple en el que no se le hace daño de ningún tipo al perro. Ni físico ni emocional. Si tu perro tiene problemas para entender el “no” y cuando se lo dices o bien pasa de ti totalmente o se pone a saltar haciendo la cabra por todo el salón, echa un ojo al vídeo que he hecho para ti en IGTV, en Instagram. (@aprendeconkala).

Si ya lo sabe, perfecto, y recuerdaNO es malo decirle que “no” a nuestro perro pero para eso tiene que entenderlo y primero hay que enseñarle.

 

 

¿Te gustó? Puedes compartirlo

Deja un comentario

¿Ya leíste mi eBook?

No te pierdas de nada

Suscríbete a mi newsletter y recibe en tu correo información de tu interés. Prometo no acribillarte, a mí tampoco me gusta el SPAM 😉 

Posts Relacionados

5 signos de estrés en perros

Te enseño cómo saber identificar las principales señales de estrés y te hago reflexionar sobre ciertas acciones de nuestra rutina que pueden actuar como estresores, con un cuestionario evaluador incluido.

El estrés y su efecto acumulativo

Si tu perro come todo lo que se encuentra por la calle o reacciona a determinados estímulos sin seguir un patrón claro, la causa podría ser el estrés y su efecto acumulativo.

Análisis: Arnés anti-tirones

Pros y contras de utilizar un arnés anti-tirones para conseguir que un perro no tire de la correa en el paseo. ¡Entra para conocerlos!

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00

que bueno

verte volver

Inicia sesión para acceder

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu expriencia de navegación

descarga el

ebook