Nuevo cachorro en casa, ¿cómo prepararnos?

¿Tenéis algún cachorrito nuevo o conocéis a alguien que lo tiene? ¿Eran vuestros perros muy trastos de pequeños? Aquí tenéis algunos consejos para las primeras semanas en casa.
Llegada-de-un-cachorro

Si habéis abierto este post es quizá porque tenéis una nueva bolita de amor en vuestra vida, estáis a la espera de alguna o simplemente sois geniales y queréis aprender más sobre el mundo canino.

La llegada de un cachorro a casa no es tan fácil como se pueda pensar y hay varias cosas a tener en cuenta para que sea una experiencia positiva tanto para ti como para tu cachorro.

 

 

Lo ideal es que el cachorro tenga entre 2 y 3 meses ya que hasta los 3 meses están en lo que se conoce como impronta etapa de socialización, jugando con sus hermanos, con sus padres, conociendo su entorno próximo, etc. Básicamente, conociendo las reglas del mundo canino para ser perros socialmente competentes y completos en un futuro.

La impronta es un período de tiempo en la vida del cachorro en la que inicia la exploración sensorial, interacción con el entorno y relación con otros perros y personas.

No obstante, muchas veces el perro llega a nuestra vida recién nacido o con unas pocas semanas por motivos que se escapan a nosotros. En estos casos habrá que tener un poco más de cuidado en su educación temprana. Kala fue adoptada con un mes y no sabía lo que sé hoy, por lo que es insegura con otros perros y personas que no conoce. Por tanto, debo trabajar esto con ella en cada salida.

Primeros días en casa

Los primeros días en nuestra casa son muy importantes porque todo es nuevo para el cachorro. Ha sido separado de su familia, o bien nunca ha tenido un sitio de seguridad, y ahora se encuentra en terreno totalmente desconocido con gente que no para de manipularle arriba y abajo.

No pasa nada, pero debemos intentar entenderles. Conozco gente que deja al cachorro en una habitación solo toda la noche llorando. Esto es algo muy traumático para ellos y puede suponer problemas tan graves como la ansiedad por separación.

Recomiendo que los primeros días le deis el espacio que le haga falta para conocer toda la casa, prestad atención a dónde le gusta más estar, con qué le gusta jugar. Por las noches que duerma cerca nuestro y luego ya habrá tiempo poco a poco de enseñarle a ser más independiente y a dormir solito si es lo que queremos.

 

Kala durmiendo entre mis piernas de cachorra

 

Es un cachorro con mucha energía y su vida en esta edad se basa en dormir, jugar, comer hacer sus necesidades. 

Aquí por tanto hay que prestar atención a varios temas:

1. Dormir. Vamos a fijarnos bien dónde le gusta más dormir y en qué tipo de superficie. Una vez hayamos identificado esto le haremos ahí su camita/refugio. No hay que molestarle cuando esté durmiendo.

2. Jugar. Los cachorros exploran todo con la boca, sobre todo cuando los dientes empiezan a cambiar, ya que sufren molestias y morder les alivia las encías. Por eso, tenemos que adaptar la casa a esta circunstancia. Quitaremos de su vista cables, zapatillas y objetos que pensemos que podría morder. En su lugar, tenemos que procurar tener juguetes apropiados para que muerda.

La etapa exploratoria de los cachorros con la boca es similar a la que tienen los bebés humanos.

3. Hacer sus necesidades. No hay que regañarle cuando encontramos un pis o caca en medio de la alfombra de la abuela. Los cachorros no pueden aguantarse, por tanto hacen pis donde les viene. Si los regañamos, primero que no lo van a entender y segundo, nos van a tener miedo y les podemos generar distintas inseguridades que les afecten en un futuro.

 

 

Lo que podemos hacer es enseñarle a hacer sus cosas en un empapador o superficie distinta al suelo del salón o sino acostumbrarnos a tener siempre la fregona a mano hasta que sea capaz de salir a la calle. Si optamos por el empapador, cuando veamos que va a hacer pipi lo cogemos, lo llevamos al empapador y le premiamos. Cuando ya pueda salir a la calle nos tocará hacer miles de salidas hasta que aprenda que es fuera donde se hace.

Los momentos más comunes para que un cachorro haga sus necesidades son después de dormir, comer o jugar. Vamos, todo el tiempo realmente.

Dejarle solo 

Los primeros días en casa recomiendo que estemos con él y no le dejemos solo hasta que se haya adaptado. Si tenemos que salir que al menos se quede con el cachorro algún amigo o familiar. Una vez que ya se sienta seguro en la casa podemos ir haciendo salidas cortas para que se vaya acostumbrando y aprenda que no pasa nada por quedarse solo.

Estar con él todo el tiempo siempre una vez que ya ha pasado el tiempo de adaptación tampoco es bueno porque cuando tengamos que dejarle solo – que eventualmente deberemos – podría sufrir.

Conocer mundo

Es importante que intentemos que todos los estímulos que vayamos a presentarle sean positivos para que no tenga fobias ni problemas con con los ruidos, niños, visitas, coches, etc. Hay que acostumbrarle a aquellas cosas que vayan a formar parte de su vida pero sin agobiar ya que sino podemos conseguir todo lo contrario.

Es mejor no hacer una fiesta en casa cuando llegue el cachorro ni invitar a todos nuestros amigos a verle y acariciarle.

Hay que respetar su espacio y presentarle los estímulos poco a poco. Todos aquellos con los que vaya a convivir: ruidos de coches, motos, niños, tráfico, bicicletas, monopatines, gente corriendo/caminando, hombres con/sin barba, mujeres, veterinario, otros animales, etc.

El primer paseo

Una vez que ya tenga todas sus vacunas llega el esperado paseo. Os recomiendo empezar con un arnés en H hasta que todos los músculos de la tráquea se desarrollen y fortalezcan, aunque a modo personal también lo prefiero.

En cuanto a las correas, ya habréis oído que las Flexi son totalmente desaconsejables y sino, ya estoy yo aquí para decíroslo. En esto no me quiero extender pero me podéis preguntar en comentarios.

 

Lo mejor es al principio una correa no demasiado larga o que al menos podamos acortar o alargar según conveniencia. Con esto no quiero decir que debamos llevar siempre a nuestro cachorro con una correa corta, pero creo que es lo mejor en situaciones en las que hay mucha gente o que el pequeño se puede acercar a algo que le asuste. En entornos abiertos podemos llevarle cuan largo queramos.

Consejo: antes de salir a la calle podéis practicar con la correa y el arnés en casa para habituarle.

Una vez fuera hay que tener cuidado y evitar en la medida de lo posible que tenga cualquier mala experiencia. Podéis preguntar a los dueños de otros perros si son amistosos antes de dejar que el cachorro se acerque, evitar calles muy transitadas al principio, si vemos a un niño acercarse explicarle cómo acariciar al cachorro, etc.

Obediencia 

Una vez ya hayan pasado los primeros días o semanas de adaptación podemos enseñarle a nuestro cachorro órdenes básicas como «a tu cama», «sienta», «patita», «ven», etc. Hay que hacerlo siempre como un juego, con premios y muchos, muchos mimos.

Verás como poco a poco tu cachorro y tú os convertís en el mejor equipo.

¿Te gustó? Puedes compartirlo

Deja un comentario

¿Ya leíste mi eBook?

No te pierdas de nada

Suscríbete a mi newsletter y recibe en tu correo información de tu interés. Prometo no acribillarte, a mí tampoco me gusta el SPAM 😉 

Posts Relacionados

5 signos de estrés en perros

Te enseño cómo saber identificar las principales señales de estrés y te hago reflexionar sobre ciertas acciones de nuestra rutina que pueden actuar como estresores, con un cuestionario evaluador incluido.

El estrés y su efecto acumulativo

Si tu perro come todo lo que se encuentra por la calle o reacciona a determinados estímulos sin seguir un patrón claro, la causa podría ser el estrés y su efecto acumulativo.

Análisis: Arnés anti-tirones

Pros y contras de utilizar un arnés anti-tirones para conseguir que un perro no tire de la correa en el paseo. ¡Entra para conocerlos!

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00

que bueno

verte volver

Inicia sesión para acceder

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu expriencia de navegación

descarga el

ebook