A continuación les presentamos una entrevista hecha a Sheila Pérez, nutricionista animal especialista en alimentación natural, sobre los mitos o miedos que suele tener la gente antes de iniciarse en este tipo de dieta.

C: Buenas tardes Sheila, encantada de tenerte aquí con nosotros.

S: Buenas tardes Camila, muchas gracias, hola a todos.

C: Hoy estamos aquí para hablar sobre los miedos que suele tener la gente antes de decidir hacer la transición a BARF. Voy a hacerte algunas preguntas y tú las vas respondiendo, ¿de acuerdo?

S: Me parece genial, dispara.

C: La gente suele tener muchos reparos a la hora de esta dieta porque no está cocinada, es decir, es una dieta cruda. ¿No es malo dar alimentos crudos a nuestros perros, gatos o hurones?

S: No puede ser malo dar un alimento fresco y natural. Ningún animal está diseñado para alimentarse con productos procesados y es por ello que las tasas de enfermedades crónicas se han triplicado en los últimos años.

C: Pero, si está crudo, ¿no existiría riesgo de parasitosis o alguna enfermedad bacteriana?

S: No realmente. La carne que consumimos pasa unos estrictos controles sanitarios, por supuesto que tienen bacterias, igual que todo lo que consumimos. De hecho, los lácteos tienen una carga bacteriana enorme y nadie se alarma por ello. La parasitosis es otro tema, pero es más complicado aún que ocurra, aunque si tenemos dudas sobre la procedencia de la carne podemos congelarla para matar los posibles parásitos.

C: En muchos sitios se lee que demasiada proteína es perjudicial para el organismo.

S: Es cierto. Un exceso de proteína puede afectar a los órganos. Pero esto es muy difícil que ocurra con BARF, si tenemos en cuenta que 100 gramos de carne son menos de 20 gramos de proteína. Hay un pensamiento general erróneo de que los gramos de carne que damos equivalen a los de proteína, y por eso la gente se alarma.

C: Sí, yo también recuerdo haber leído eso antes de darle BARF a Kala. Lo que más miedo recuerdo que me daba a mí, y creo que a la mayoría de la gente, es el tema huesos. ¿Es peligroso darlos? ¿Se podrían triturar?

S: Los huesos no son peligrosos porque les enseñamos a comerlos. En mi página de facebook así como en mi instagram hay infografías al respecto. Se empieza con huesos blandos, como los del pollo, y poco a poco se sube la dificultad. Se pueden tritutar, de hecho así los dan muchas dietas comerciales, pero se pierden los beneficios de la masticación y esta es muy interesante puesto que masticar genera endorfinas que les ayudan a combatir el estrés. Se podrían eliminar los huesos si hay alguna patología de por medio, pero habría que suplementar, ya que el calcio y el fósforo que aportan es totalmente necesario.

C: ¿Cómo sabemos que estamos dando una nutrición adecuada? El pienso ya es completo y viene suplementado, así que no debemos preocuparnos por esto.

S: El miedo lo da el desconocimiento. Si sabemos qué proporciona cada alimento podemos encontrar el equilibrio variando la dieta. De normal, con tres o cuatro proteínas distintas es suficiente. Si algún alimento no se da por algún motivo, entonces hay que suplementarlo. Además, actualmente se cuenta con muchísima información al alcance de todo el mundo, además de cada vez más profesionales y empresas que te asesoran en los primeros meses. Yo misma incluida.

C: Como comentas, hoy en día existen empresas que ya te venden bolsas congeladas preparadas con las raciones necesarias, ¿crees que es una buena forma de acercar a la gente a este tipo de dieta?

S: Es una buena forma de empezar cuando hay miedos, pero hay que tener en cuenta que nos puede dar una falsa sensación de ser más caro de lo que es, porque les estamos pagando por un servicio.

C: Claro. Y ahora la pregunta del millón, ¿por qué si la dieta natural es tan buena la mayoría de veterinarios no la recomienda?

S: Básicamente, porque no tienen formación en nutrición. En la carrera dan muy poco y van algunas marcas a hablar sobre sus piensos y les explican qué pienso dar según qué patología. Con esa única formación es muy difícil recomendar algo, por muy bueno que sea.

C: Eso es cierto. Tengo varias amistades y conocidos que son veterinarios y me lo confirman. ¿Les podrías dar algún consejo a aquellas personas que estén pensando en iniciarse en BARF?

S: Mi consejo es que se lancen. Que no lo piensen. El cambio será a mejor y, si tienen miedo y necesitan ayuda, que la pidan, que cada vez somos más los especialistas en alimentación.