¿Inseguridad general o específica?

Un perro puede ser inseguro en términos generales o ante determinados estímulosPor ejemplo, Kala se muestra muy segura en la naturaleza pero insegura ante multitudes o cuando se acercan a tocarla personas desconocidas.

En función de esto, daremos mayor volumen de trabajo a unas cosas u a otras y diseñaremos los paseos en función de estas inseguridades.

Por ejemplo: si Kala no se encuentra cómoda con el gentío trabajaré sobre ello pero al mismo tiempo evitaré horas en las que haya mucha gente o pasar por en medio de la gente.

Diseño de los paseos

– Llevar premios con nosotros para añadir valencia positiva a momentos que no podamos controlar.

– Trabajar dentro del umbral de estrés que el perro pueda soportar. Meter a un perro con inseguridad a las multitudes en medio de un desfile no es buena idea.

 Buscar lugares lo más tranquilos posibles donde el perro pueda relajarse y olfatear.

– Hacerle juego de olfato antes de salir a pasear, en el medio del paseo (en algún lugar tranquilo) y antes de volver a casa.

– Es preferible que los paseos sean cortos y positivos para el perro a que le queramos dar un paseo de 1 hora pero que esté durante todo ese tiempo preocupado y sin relajarse.

Desenfocar a nuestro perro si vemos que presta demasiada atención a algún ruido o situación y que le está preocupando en exceso.

Podemos desenfocarle mediante modelado de correa, invitación al juego o comida (si la coge).

Hazle duro y fuerte

Si quieres que tu perro progrese no basta con ir evitando todo lo que le haga sentir inseguro, debes trabajar en la seguridad en sí mismo y en la auto-confianza para que aprenda a ir gestionando esas situaciones cada vez mejor.

– Haz circuitos en casa y en la calle que trabajen en el control de su cuerpo (propiocepción).

– Trabaja con aversivos de baja intensidad para que aprenda a tolerarlos.

La vida no es de color rosa y si nuestro perro no es capaz de soportar una pequeña molestia no podemos pretender que luego sea fuerte ante situaciones peores para él.

El aversivo no puede superar nunca el nivel de molestia ni causar dolor o intimidación.

Algunos ejemplos de aversivos de baja intensidad: seguir la tensión de una correa, caminar sobre una superficie inestable, pedirle que haga algo con una toalla pequeña encima, etcétera.

Juega con él a diario

Juega con él y deja que juegue con otros perros si es eso lo que le gusta.

Cuando juegues con él haz que se lo crea, déjale ganar, opón resistencia pero que te quite el juguete o pueda contigo a menudo, eso le irá dando seguridad en sus capacidades y también en el control de su cuerpo.

Déjale descansar y procesar

Deja que tenga vida y un buen descanso más allá de los paseos cotidianos cerca de casa.

Vete lo más a menudo que puedas a dar paseos por lugares donde se sienta más seguro, en el caso de Kala es la montaña o el bosque.

Aunque no lo parezca, cada pequeño paseo por los lugares donde no se siente del todo cómodo van acumulando estrés en su organismo y su cabeza lucha por ir procesando cada minuto del paseo.

Hazle estimulación mental en casa para liberar parte de ese estrés residual que se va acumulando.

Llévale a *inserta aquí lugar favorito de tu perro* y déjale que disfrute, que huela, que se aleje, que venga, que decida por dónde ir.

No le hables a no ser que sea estrictamente necesario, el silencio en los paseos es tu mejor aliado. Cuando hables el perro sabrá que es por algo importante a lo que prestar atención. Si te pasas el paseo diciendo cosas en alto al final pasarás a ser como un ruido de mosca en la cabeza de tu perro, ya que ve que lo que dices no tiene importancia para él.

Déjale decidir y empodérale

Que decida por dónde ir en al menos uno de los paseos del día.

Que elija dentro de varios premios o snacks naturales cuál prefiere.

Que elija dónde dormir o dónde estar dentro de la casa sin que seas tú el que se lo diga.

Son pequeñas decisiones que también le ayudarán a ganar confianza en si mismo.

 

Estos son solo algunas pautas a trabajar a la hora de pasear y vivir con un perro inseguro. Por supuesto, hay muchos perros con un nivel de inseguridad y miedo altos para los cuales sería necesario un estudio personalizado del caso y la realización de ejercicios extra a parte de los anteriormente mencionados y explicados. Ejercicios como la permanencia formal y la permanencia informal, por ejemplo, tanto en casa como en la situación problemática, en este caso el entorno donde pasea, ayudan en el autocontrol y gestión emocional de la situación.

En Instagram te he dejado un montón de vídeos en la carpeta destacada «Miedos» que te pueden ser de ayuda.

Si te interesa trabajar con tu perro inseguro no dudes en ponerte en contacto y te atenderemos encantados.