Perros reactivos y método BAT

En este post hablamos sobre los perros reactivos y el método BAT, uno de los mejores y más efectivos a la hora de tratar este problema de comportamiento.
Perros-reactivos

Los perros reactivos son perros que no saben gestionar la presencia de ciertos estímulos y por tanto reaccionan de forma incontrolada y exagerada a ellos. Este comportamiento se da con estímulos con los que el perro no se siente cómodo o bien le excitan demasiado. Puede ser con perros, niños, un sexo particular (hombres o mujeres), bicicletas, patinetes, coches…

¿Por qué se comporta así?

Las posibles razones son muy variadas. Puede deberse a una pobre o nula socialización de cachorrodesconocimiento de los dueños sobre una correcta educacióntraumasmal manejo de la correa, que el perro sufra de doloresfalta de autocontrolsobre-excitacióngestión emocional pobre, etc.

Lo que quiere conseguir el perro con este comportamiento es alejarse del estímulo que le inquieta o, si lo que quiere es jugar o saludar, acercarse a él. El problema es que no sabe gestionar sus emociones en el momento y por ello emplea lo que, para él, es la mejor forma de conseguir su objetivo.

Si quiere mantener lejos al estímulo puede tirar de la correa para alejarse, ladrarle, lanzarse hacia él o incluso morder. Que haga esto no significa que sea agresivo – y es muy importante aclarar esto -, es la única forma que conoce que le funciona y no hay nada más importante para el perro que alejarse de aquello que le causa esa incomodidad. Cada vez que ladra a un perro y este se aleja, consigue su objetivo y aprende de ello. La siguiente vez volverá a ladrar porque es lo que le funciona.

Es por eso importante enseñarle comportamientos alternativos, trabajar con él la gestión emocional cansándole mental y físicamente y practicar obediencia básica.

¿Y cuándo quiere acercarse?

Si quiere acercarse a un perro o persona lo que puede hacer es tirar de la correa para ir a saludar, ladrar por excitación, llorar, gemir, etc., debido a la falta de habilidades sociales y autocontrol.

¿Cómo se trabaja la reactividad?

En ambos casos, se necesita de mucho tiempo y paciencia para ayudar a que nuestro pequeño no sufra de tantas emociones que son negativas para él. Hay que ir poco a poco acostumbrándole a aquello que le estresa para que no se excite demasiado la siguiente vez que lo vea.

Por ejemplo, si tenemos un perro reactivo con otros perros no podemos pretender que tras una semana paseándolo en parques con perros ya no reaccione. Y mucho menos podemos meterlo en un parque canino, más conocidos como pipicans y dejar que se haga a ello solo. Eso sería terrible para él.

Es un proceso lento, ya que lo ideal es que primero practiquemos ejercicios en casa para cansarle mentalmente – mis favoritos son los juegos de olfato y los puzzles hechos con imaginación y por mí misma – y que al principio le paseemos en sitios donde no haya perros. Le podemos enseñar también a estarse ‘quieto’ a la orden y a acudir a nosotros si le llamamos.

MÉTODO B.A.T

Un tipo de desensibilización habituación muy usado para perros reactivos es el método B.A.T (Behaviour Adjustment Training). En este método, se empodera al perro dejando que sea él quien tome las decisiones la mayoría de las veces y elegir cuándo empezar o cortar un contacto, salvo cuando veamos que las emociones ‘le secuestran’, en cuyo caso deberíamos intervenir. Sin embargo, no se debería llegar a este punto de estar emocionalmente ciego durante las sesiones.

¿Cómo hacemos esto?

Iremos a algún lugar que sepamos que no es muy frecuentado por ese estímulo con el que pierde el control, en este caso que pongo de ejemplo serían otros perros. Cuando veamos a algún perro aproximarse nos quedamos quietos y observamos con mucha atención el lenguaje corporal de nuestro perro.

Si notamos que empieza a alterarse le distraemos y damos unos pasos hacia atrás. Quizá la distancia anterior sea demasiado para él.

Hacemos esto hasta que veamos que empieza a mostrar señales de apaciguamiento como lamerse la nariz, bostezar, sacudirse, girar la cabeza o mirar a otro lado… cualquier señal vale. Y entonces premiamos esa señal o señales y nos alejamos. Así es, nos alejamos y hacemos que nos siga. Es lo más importante en este método porque le estamos dando a nuestro perro lo que realmente quiere: alejarse de aquello que le está incomodando.

El verdadero premio es alejarse del estímulo.

Y así sucesivamente. Nos acercamos, y si se tensa observamos que se auto-calme, damos unos pasos atrás, nos alejamos y volvemos a premiar. Poco a poco nos iremos dando cuenta de que podemos acercarnos unos pasitos más al estímulo, siempre al ritmo de nuestro perro.

 

De esta forma, el perro aprende a calmarse a sí mismo como comportamiento alternativo a ladrar o lanzarse hacia otro perro (por ejemplo) porque siente que le da resultado y nosotros aprendemos a leer su lenguaje corporal y el de otros perros, por lo que también nos sentimos más seguros de nosotros mismos.

Grisha Stewart, la creadora de este método, hizo unas ilustraciones muy explicativas del umbral de estrés del perro comparándolo con estar cerca de la orilla del mar y cubierto de agua:

Leer el lenguaje corporal de los perros al principio cuesta. A mí me llevó un tiempo con Kala y a veces me equivoco, pero luego es algo casi instintivo ver a otro perro aproximarse y saber si viene de buenas o si es mejor evitar el contacto.

Kala no es reactiva, pero sí tiene algo de miedo a perros y personas que no conoce. La desensibilización es algo también muy utilizado en perros inseguros, miedosos o con agresión, pero de eso hablaremos otro día.

Si tenéis cualquier duda podéis dejarla en comentarios o poneros en contacto a través de la página de contacto de la web.

 

¿Te gustó? Puedes compartirlo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin
Share on pocket

Deja un comentario

¿Ya leíste mi eBook?

No te pierdas de nada

Suscríbete a mi newsletter y recibe en tu correo información de tu interés. Prometo no acribillarte, a mí tampoco me gusta el SPAM 😉 

Posts Relacionados

5 signos de estrés en perros

Te enseño cómo saber identificar las principales señales de estrés y te hago reflexionar sobre ciertas acciones de nuestra rutina que pueden actuar como estresores, con un cuestionario evaluador incluido.

El estrés y su efecto acumulativo

Si tu perro come todo lo que se encuentra por la calle o reacciona a determinados estímulos sin seguir un patrón claro, la causa podría ser el estrés y su efecto acumulativo.

Análisis: Arnés anti-tirones

Pros y contras de utilizar un arnés anti-tirones para conseguir que un perro no tire de la correa en el paseo. ¡Entra para conocerlos!

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00

que bueno

verte volver

Inicia sesión para acceder

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu expriencia de navegación

descarga el

ebook